Terapia psicológica para la infancia y adolescencia en Vigo

Achega centro de psicoloxía

Acompañamiento en el desarrollo

La sociedad actual ocasiona que gran parte de las veces no se disponga del tiempo necesario para la atención de nuestros hijos e hijas, algo que afecta directamente al desarrollo del niño, pudiendo suponer un obstáculo para su desarrollo.

En Achega desarrollamos la terapia psicológica infantil y la terapia psicológica para adolescentes con un enfoque que respete completamente su libertad, pero reforzando el acompañamiento y guía de la familia, siempre teniendo en cuenta que una ayuda innecesaria puede suponer un bloqueo para el infante.

En nuestro centro de psicología en Vigo abordamos los principales problemas que pueden surgir en estas edades: miedos, conducta, timidez, impulsividad, tristeza, problemas alimenticios... abarcamos estos problemas tanto en niños y niñas de la primera infancia como en los que ya se encuentran en la etapa adolescente.

"Nuestra habilidad para adaptarnos es increíble. Nuestra capacidad de cambiar es espectacular."

Liza Lutz

Terapia de juego e inteligencia emocional

Facultades como la creatividad, curiosidad o incluso la incitación a los juegos son cualidades necesarias en los niños y muy importantes para el desarrollo de habilidades como la competencia social, que les ayude a insertarse en la sociedad debidamente y a sentirse bien consigo mismo.

En Achega nos encargamos de ayudar a aquellos niños y niñas que presentan dificultades en sus relaciones y ubicación en su entorno social, debido a traumas presentes en su edad temprana o que por causas diversas sufren algún tipo de retraso evolutivo, al igual que posibles conductas que dificulten su atención, concentración y relación con sus iguales.

Terapias psicológicas para la dificultad en el aprendizaje

El sistema educativo exige a nuestros niños y niñas el desarrollo de unas competencias que en ocasiones son difíciles de adquirir. Esta dificultad puede venir dada por el propio sistema (exigencia de un alto grado de atención y concentración durante períodos de tiempo muy largos, aulas con una ratio profesorado/alumnado muy elevadas, diseños curriculares poco adecuados, profesorado con una carga de trabajo demasiado exigente y poco reconocida…) o también por las propias características evolutivas o personales del propio alumnado.

Los niños y niñas que sufren estas dificultades de aprendizaje, suelen tener una inteligencia de tipo medio, déficits neuropsicológicos selectivos y un rendimiento inferior al esperable en función de su capacidad intelectual.

Lo más importante antes de comenzar cualquier intervención es hacer una evaluación que explore aspectos intelectuales, madurativos y neuropsicológicos, instrumentales, emocionales y de historia familiar. Para Achega es fundamental contrastar esta evaluación con el propio equipo educativo y, en su caso con su pediatra o neuropediatra a fin de establecer una intervención conjunta y coordinada.

Indicadores de inmadurez neuropsicológica más frecuentes

  • Dificultades para la orientación espacio-tiempo
  • Dificultades para discernir figura y fondo
  • Lateralidad cruzada
  • Dificultades para reconocer el propio esquema corporal
  • Lenguaje inmaduro
  • Problemas en la motricidad fina y/o gruesa

Estos rasgos se pueden ver manifiestos en problemas para el adecuado desarrollo de la capacidad lectora, ortográfica, escritura o cálculo.

Los trastornos emocionales no son la causa de estas dificultades, pero sí suelen acompañarlas. Esto suele deberse a la experiencia negativa que para ellos y ellas supone la exigencia escolar (se esfuerzan más que sus compañeros y obtienen peores resultados), y el propio autoconcepto que se pueden ir creando a través de la respuesta que el adulto (tanto padres y madres como profesorado) den a su bajos resultados escolares, tachándolos en ocasiones, de personas vagas, o incapaces.

Terapia psicológica en la adolescencia

La adolescencia es una etapa difícil donde se produce la confrontación entre los padres, que tratan de guiar a sus hijos en esta nueva etapa tan problemática, y la necesidad de independencia de sus propios hijos.

Debemos tener en cuenta de que, aunque tengan esa falsa sensación de que ya no nos necesitan, puede que se encuentren en la etapa más delicada de su formación personal, motivo por el cual desde Achega ofrecemos la ayuda que necesite para conseguir evitar el distanciamiento familiar y guiarlo en la formación de la futura persona adulta en la que se vaya a convertir.

Atención temprana

Achega somos miembros de AGAT, (Asociación Galega de Atención Temperá). Se conoce como atención temprana a la respuesta inmediata a las diferentes necesidades de desarrollo que se presenten por diferentes motivos (emocionales, psíquicos o físicos) y que son desatendidas.

Estas necesidades pueden ser permanentes o transitorias, motivo por el cual todas las intervenciones profesionales que se lleven a cabo tienen que tener en cuenta el estado global del niño o niña para conseguir la mejor orientación interdisciplinar, algo que en Achega siempre valoramos para lograr el protocolo de actuación más adecuado para cada caso.